Versión Móvil
Versión PC
Versión Móvil
Versión PC
 
 
Home Page
Hoteleria
Feriados
Promos
Mascotas
Turismo Accesible
Transporte
Contacto

TUCUMÁN
 
   

 
  Distancia desde San M. de Tucumán
~164kms
  Acceso desde San M. de Tucumán
RP301 - RN38 - RP307 - RN40
 
HOTELERÍA
 

 
Consulta Rápida
 
Colalao del Valle - Tucumán
 

• Colalao del Valle | Tucumán •

     

En este pueblo, antiguamente habitdo por el grupo indígena Los Colalao,
la historia de Los Quilmes vuelve a repetirse.
Expropiados de sus tierras, aislados en nuevos destinos
y bajo el sistema de encomiendas

La misma RN40 que nos permitió llegar a las Ruinas de los Quilmes y que cruza el Valle de norte a sur, nos llevará a la localidad de Colalao del Valle.
Ubicada sobre el Río Santa María y paso obligado si nuestra intención es seguir camino hacia la provincia de Salta, podremos hacer noche aquí para conocer los puntos de interés turísticos de la región norte de los Valles Calchaquíes.


 
 
  Fiesta Provincial del Antigal
   
 

Se celebra cada año, durante el mes de Enero y se basa en rememorar los ritos ansestrales indígenas que habitaron la región y que han dejado su legado en los diferentes yacimientos dignos de conocer en un circuito arqueológico especialmente diagramado en la provincia.

   
  Fiesta del Ponchi
   
 

Se trata de una típica bebida alcohólica tucumana basada en: leche caliente con aguardiente, azúcar, canela y huevo batido. Una celebración en la cual las artesanías se hacen presente y posibilitan el acceso del turista a productos exclusivos.

   
  El Pichao
   
 
Desde Colalao del Valle un camino que empalma con la RN40 nos permitirá acceder en forma directa a El Pichao y el Dique homónimo.
   
 

Antigua aldea de pocos habitantes, originada a fines del siglo XIX y que posee un sistema de abastecimiento desarrollado hasta el día de hoy basado en: cria de su propio ganado, cultivo de frutales y dulces caseros a partir de los cuales se crea la Fiesta Provincial de los Dulces Artesanales a festejarse casa año en el mes de Febrero .

   
  Ruinas Condor Huasi
   
 

Muy cerquita de El Pichao podrán conocerse las ruinas de un pueblo satélite a los Quilmes que, al igual que toda la región, sufrió la llegada del hombre europeo y su posterior exterminio.

Hoy, solo quedan los restos de lo que alguna vez supieron ser importantes grupos aborígenes de la región y que tomaban de la naturaleza lo que ésta les daba, para transformarlo en el sustento de sus familias.

   
  Ruinas de los Quilmes
   
 

Exactamente a 180 kilómetros desde la ciudad de San Miguel de Tucumán se encuentran las Ruinas de los Quilmes, desde Amaicha del Valle debemos seguir camino por la misma RP307 que tomará el nombre de RP357 y empalmar, con rumbo norte, la RN40.

Representan una verdadera ciudad fortaleza que estuvo habitada desde el siglo VII de la era cristiana por una de las tribus más trabajadoras y belicosas de nuestro país: los Quilmes.
Después de las guerras calchaquíes, que terminaron en 1665, los quilmes fueron francos perdedores; razón por la cuál, el entonces Gobernador del Tucumán, los deportó a una reducción que se había preparado al sur de la ciudad de Buenos Aires, paraje que hoy lleva el nombre de este grupo aborigen.

   
 

La realidad es que de los 1000 habitantes quilmeños que emprendieron el traslado a Buenos Aires, sólo llegaron unos pocos.
Muy pronto se extinguieron; primero por una peste de viruela que asoló a esta zona de Buenos Aires y en segundo término porque los aborígenes “se negaron a procrear en estas condiciones de sometimiento”.

   
 
Esta ciudad-fortaleza estuvo habitada aproximadamente desde el siglo IX de la era cristiana, presenta un complejo habitacional compuesto por cerca de 100 viviendas que se encuentran en el faldeo de los cerros. Si seguimos recorriendo debemos ascender con cierto grado de dificultad hasta la ciudad fortificada, que dominaba todo el valle y servía de refugio en caso de ataque. La derrota llegó en el momento en que la estrategia fue cortarles la posibilidad de acceder a los cultivos y al suministro de agua.

Se destacaron en la construcción de represas para almacenar los recursos hídricos y en la expansión de cultivos como el maíz que era la base del alimento de estos grupos.La recomendación es tomar el día entero para poder recorrer a conciencia estas ruinas, y pasar la noche en cualquiera de los hospedajes que ofrece la localidad de Tafí del Valle.

   
 
 
 

 

 
Subir