Versión Móvil
Versión PC
Versión Móvil
Versión PC
 
 
Home Page
Hoteleria
Feriados
Promos
Mascotas
Turismo Accesible
Transporte
Contacto

COSTA ATLÁNTICA
 
   
Redes Sociales
Feriados en Argentina
 
Distancias
Redes Sociales
 
 
 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
  Distancia desde Capital Federal
~415 kms
  Acceso desde Capital Federal
RN1 - RN2
 
HOTELERÍA
 

 
Consulta Rápida
 
 

• Mar del Plata| Costa•

      Esta magnífica ciudad balnearia se localiza
a 404 kilómetros de la Capital Federal,
lo que hace posible acceder a la misma
por una autovía que coincide con la RP 2
y que permite a miles de turistas trasladarse
en apenas unas 4 horas de viaje

Existen otras opciones para llegar hasta este tramo de la costa bonaerense, por ejemplo: la RP11 que, con un trayecto de cerca de 600 kilómetros, invita al viajero a recorrer otras playas que la anteceden.

Otra posibilidad es llegar en algunos de los múltiples vuelos que arriban desde el aeroparque Jorge Newbery hasta el Aeropuerto Brigadier Bartolomé de la Colina ubicado a tan sólo 10 minutos de la ciudad de Mar del Plata.

Es una de las ciudades mejor comunicadas del país, recibe también cuatro servicios de trenes diarios desde Buenos Aires y más de 50 micros durante las 24 horas del día.

Se la apoda “la feliz” porque reúne cada verano hasta 3 millones de visitantes, que recrean en sus playas todos sus anhelos de vacacionar en familia o con amigos.
Allí se concentra también el mejor teatro, las más destacadas exposiciones de arte y todas las expresiones culturales del país.

 


 
  Un poco de historia...
   
 

Los primeros habitantes que intentaron asentarse en esta zona fueron los jesuitas, con la fundación de la Reducción del Pilar que no prosperó por la abrupta salida de esta congregación del territorio argentino.

Fue un comerciante brasileño quien, en el año 1857 compró tierras en la zona de la actual Sierra de los Padres (grupo serrano ubicado a poca distancia de la ciudad de Mar del Plata). Allí generó un saladero que se dimensionó en poco tiempo, obligando a José de Mereylles a trasladarse cerca del mar para poder sacar sus productos en los barcos que llegaban hasta esta zona.

Muy pronto arribó a la región Patricio Peralta Ramos quien adquirió tierras en la costa y que más tarde donó para la fundación del primer casco urbano.
En 1876 Don Pedro Luro adquiere las tierras que pertenecían al antiguo saladero y transforma la zona en una próspera región donde se producían lanas, se salaba carne y se molían granos; que más tarde podían ser transportados en embarcaciones que las llevaban al exterior.

El incipiente pueblo se fue transformando lentamente en una prominente ciudad que fue reconocida como tal en el año 1907. Los primeros turistas llegaban hasta Mar del Plata en carreta, después de una azaroso viaje que llevaba muchas horas.

Para fines del siglo XIX, los primeros porteños comienzan a construir sus casas de veraneo en estas costas. Las primeras construcciones fueron chalets de estilo inglés o francés, originando parajes con edificaciones de porte netamente europeo. La costa marplatense se convirtió pronto en lugar elegido por las familias de Buenos Aires en sus vacaciones.

   
  La Rambla: paseo obligado para los turistas
   
 


Las primeras construcciones de ramblas en Mar del Plata fueron realizadas en madera y eran el lugar de paseo, de observación del mar y el rincón donde todos los conocidos se encontraban y entablaban largas charlas.

   
 

Por la precariedad que le daba la madera fueron destruidas por incendios y los embates del mar, hasta que finalmente se decidió incorporar las ramblas de cemento que fueron más difíciles de erosionar y corromper.

En 1938 se inaugura la rambla que incorporó entre sus construcciones circundantes al Hotel Provincial y el Casino, ambos proyectados y construidos por el arquitecto Bustillo.

Son característicos de la postal marplatense los dos estatuas de los lobos marinos, obra de Fioravanti , que acompañan la Rambla desde hace más de cincuenta años. No hay un solo turista que no tenga en su haber esta toma fotográfica inigualable al pie de algunos de los dos mamíferos.

   
  Plaza San Martín | Ubicación: Bartolomé Mitre y Av. Pedro Luro
   
 

Constituye el centro de la ciudad; en ella se encuentra edificada la Catedral de los Santos Pedro y Cecilia, cuya construcción data de fines del siglo XIX. Es un edificio de estilo neogótico, cuyo proyecto se debe al arquitecto Benoit.

Este templo tiene capacidad para cerca de 800 personas, con 67 metros de largo y 20 metros de ancho. En la entrada se encuentra una reproducción de La Piedad de Miguel Ángel. El Papa Pio XI la elevó a la categoría de Basílica Menor en el año 1924.

   
  Catedral de los Santos Pedro y Cecilia | Ubicación: Peatonal San Martín 2776
   
 

Basílica y sede de la Diócesis de Mar del Plata, fue construida entre 1892 y 1905 con el aporte económico de los turistas e ideada por el arquitecto Pedro Benoit.

Caracterizada por su estilo neogótico, en su interior podremos encontrar objetos de categoría: araña central de cristal de Baccarat y bronce, vitraux traídos de Francia, órgano de procedencia italiana y la réplica de “La Piedad” de Miguel Ángel en el atrio.

   
 

Debajo del altar mayor se encuentra la cripta que guarda reliquias de la Santa Cruz y restos de varios Santos Mártires y del primer Obispo de la ciudad.

   
  Diagonal Pueyrredón | Ubicación: desde Plaza San Martín
   
 

La Plaza San Martín da origen a la Diagonal Pueyrredón, conocida también como la "Diagonal de los Tilos".
En la primer cuadra de la diagonal podremos visitar la Feria de Artesanos, dando nombre a esta cuadra como la "Diagonal de los Artesanos".

   
  Diagonal Alberdi | Ubicación: desde Plaza San Martín
   
 

La Plaza San Martín da origen a la Diagonal Alberdi, comunica este espacio verde con la playa.
Sobre ella encontramos el Monumento a los Caídos en Malvinas nacidos en Mar del Plata y el Paseo de las Esculturas, entre otros.

   
  Capilla de Santa Cecilia | Ubicación: Córdoba y 3 de Febrero
   
 

Es uno de los edificios de mayor antigüedad dentro de Mar del Plata, esta capilla fue construida a instancias de Don Patricio Peralta Ramos en 1873. La advocación que se eligió para este santuario corresponde a Santa Cecilia que coincidía con el nombre de pila de la esposa de Peralta Ramos.

Cada 22 de noviembre se celebra el día de esta santa, patrona de la Música, que estuvo presente desde el comienzo de Mar del Plata y fue centro de reuniones de los pioneros para planificar los destinos de esta ciudad.

   
  Sin lugar a dudas, las mejores playas
   
 

Esta ciudad argentina cuenta con casi 20 Km. de costa del Mar Argentino, lugar donde se lleva a cabo el encuentro de dos corrientes oceánicas: desde el norte avanza la Corriente Cálida del Brasil y desde el sur llega la Corriente Fría de Islas Malvinas; provocando una situación inigualable para la pesca de altura.

Si hay algo que caracteriza estas playas es su extensión, propia de la costa en este sector de la provincia de Buenos Aires. Con presencia de arenas finas y la posibilidad de declive suave que permiten adentrarse en el mar sin alcanzar grandes profundidades.

Son numerosos los balnearios que se extienden entre Parque Camet al Norte y el Faro hacia el sur. Viejos balnearios y nuevos balnearios que cuentan con toda la infraestructura necesaria para los turistas más exigentes (hoteles, restaurantes, enormes piscinas y por sobre todo el inmenso mar).

La Perla es una de las playas más antiguas que ostenta Mar del Plata. Ubicada frente al barrio del mismo nombre, presenta numerosos balnearios que pueden observarse desde la terraza magnífica que, a modo balcón, permite una visión panorámica de todas las actividades que allí se desarrollan.

   
  Playa Bristol
   
 

Otra popular playa es la Bristol, que está ubicada frente a la Rambla. Desde ella se observan espectaculares vistas panorámicas del Casino y el Hotel Provincial.

Desde los orígenes de Mar del Plata era el balneario elegido por los más prominentes personajes de la sociedad porteña.
Con el tiempo este tramo de la costa recibió a toda la clase media argentina, que convirtió a la ciudad en uno de los destinos de mayor afluencia turística del país.

   
  El Torreón del Monje y su fabulosa leyenda | Ubicación: Bv. Peralta Ramos y Gral. Alvear
   
 

Ubicado en una saliente rocosa de la costa, remata en la Punta Piedras con una construcción que data de principios del siglo XX y encarada por un empresario llamado José Fontana.
El edificio tiene una estructura similar a la de un castillo medieval , con algunos elementos de la construcción tomados de los edificios realizados por los padres jesuitas, en quien estuvo inspirada la actual estructura.

   
 

Una vez terminado el Torreón fue concesionado por el municipio de Mar del Plata, mediante la intervención de Ernesto Tornquist y con la finalidad de instalar en él una confitería con vista al mar.
Un dilecto amigo de Tornquist, Alberto del Solar , escritor de primer nivel; decía en su círculo más íntimo que a este emblemático edificio le faltaba “contar una historia”.
Él mismo, bajo el seudónimo de Antonio de Santillana creó una leyenda de amor y de celos en torno a esta edificación.

Cuando se picaba la roca para establecer los cimientos, un constructor italiano que participaba de la misma descubrió un cofre con unas antiguas monedas de oro pertenecientes a la corona española, un manuscrito que relataba la historia ocurrida en el siglo XVI y que contaba el triángulo amoroso que cruzaba las vidas de una india llamada Mariña, un cacique de nombre Rucamará y un soldado sobrevenido a monje de nombre Álvar Rodríguez.

Cuenta la historia, que la joven india se había enamorado perdidamente del permanente custodio de la torre en la costa. El cacique muerto de celos por esta relación raptó a Mariña y la transformó en una de sus esposas.

Los ataques a la torre eran constantes, hasta que la mujer muerta de amor por el caballero español logró salir de su encierro, pero recapturada por Rucamará corre hacia la costa, donde el joven soldado intenta salvarla sin fortuna, porque el cacique se arroja por el acantilado rocoso, y desaparecen los dos cuerpos entre las olas.
Don Álvar Rodríguez perdió la razón por este hecho y se recluyó en el monasterio donde pasó sus últimos días.

Hace muy poco tiempo se han reformulado los espacios de este hermoso castillo, haciéndolo más funcional, con un puente que comunica la mayor parte de los espacios que ofrece este verdadero centro cultural, donde se puede aún revivir con un poco de imaginación la intensa historia de amor que encierran sus muros.

   

• Los alrededores del Torreón merecen una visita •

En una lomada del terreno se han construido algunos edificios de gran interés arquitectónico, en esta zona, que fue una de las más residenciales de Mar del Plata y centro donde se instalaron las principales familias porteñas.

  Una visita muy especial...
   
 

Se puede realizar a la famosa “Torre Tanque” que pertenece actualmente a la empresa Obras Sanitarias de Mar del Plata.

Ubicada en el punto más elevado de la loma Stella Maris proporciona a los que la visitan, después de ascender los casi 200 escalones que posee y las fotografías panorámicas más hermosas de esta ciudad.
Permite a todos los turistas que se animan con el ascenso observar la distribución barrial de esta localidad y recrearse por supuesto con las vistas de la costa.

Las visitas se pueden realizar entre las 8 y las 15 horas sin guía y un ascenso especial de 11 a 13 con guías que sabrán dirigir sus miradas hacia los puntos más destacados del lugar.

   
  Villa Ortiz Basualdo | Ubicación: Av. Colón 1189
   
 

Esta Villa es actualmente un centro cultural de primer nivel dentro de Mar del Plata, donde tiene su sede el Museo de Arte Juan C. Castagnino. Esta villa perteneció a la familia Ortiz Basualdo hasta que fue donada a la Municipalidad del lugar.
De neto estilo pintoresquista, en su interior presenta el mobiliario original de la casona, que se muestra en forma permanen t e en las salas del primer piso. Se exhiben en sus galerías cuantiosas obras de artistas nacionales y 138 obras del marplatense Castagnino.

   
  Playa Varese - Antigua playa de los ingleses
   
 

Este tramo de costa se desarrolla al sur del Torreón y se extiende hasta el Cabo Corrientes. Era conocida como la “playa de los ingleses”, ya que muchos turistas de esta comunidad lo preferían entre todos los tramos de esta costa atlántica.
Muchas modificaciones se han gestado en estas playas: se ha parquizado parte de los terraplenes que daban a la costa, se ha protegido la playa con dos escolleras que se han formado; ganándole territorio al mar por la inserción de miles de toneladas de rocas de las canteras de la zona.

   
  Playa Grande y Barrio Los Troncos
   
 

Continuando hacia el sur se desarrolla primero la Playa Chica y luego la Playa Grande, que limita con la escollera norte del Puerto de Mar del Plata. Incluye numerosos y conocidos balnearios entre los que se destacan el Ocean Club perteneciente al Golf Club o el Yacht Club.

A 5 cuadras de la costa, subiendo por la calle Rodríguez Peña, se encuentra una construcción que dio origen al nombre de un barrio muy sugestivo de esta ciudad denominado “Los Troncos”.
Este particular chalet fue construido en el año 1938, cuando un salteño dejó su impronta en el lugar, al solicitar la construcción de su vivienda de veraneo en la costa con troncos de quebrachos, típicos del noroeste argentino.

Muy pronto esta moda fue seguida por otros vecinos que en los alrededores edificaron con la misma modalidad.
Es casi un paseo obligado para todos los turistas que llegan por primera vez a “la feliz”.

   
  Puerto de Mar del Plata | Ubicación: Bv. Peralta Ramos y Gral. Alvear
   
 

Desde el comienzo la ciudad necesitó adecuar la costa con un puerto para poder darle salida a los productos rurales propios de la región. Un primer intento fue la construcción de una escollera en Punta Iglesia que, muy pronto, resultó inadecuada para instalaciones porturias.

Se presentaron varios proyectos ante el Congreso Nacional, hasta que en 1887 fue aprobada la moción para poner en marcha la iniciativa perteneciente a la “Sociedad Anónima Puerto Mar del Plata”.

   
 

La ubicación final estuvo destinada al Cabo Corrientes, donde se llevaron a cabo las primeras construcciones que consistieron en una escollera; pero este proyecto inicial muy pronto fue abandonado sin ningún resultado positivo para la ciudad.
Finalmente el proyecto es retomado en el año 1911, su construcción y adecuación duraron casi 5 años hasta darle el porte y la presencia que tiene actualmente.
Hay un sector militar dentro del puerto que es la sede de la División Submarinos de la Armada Argentina.

Muy pronto se convirtió en uno de los puertos cerealeros y pesqueros más importantes de la República Argentina.
Tiene una extensa banquina, desde donde parten diariamente cientos de embarcaciones que realizan la pesca costera, no se alejan más de 15 millas y poseen una tripulación que oscila entre 3 y 7 hombres.

Estas embarcaciones se caracterizan por su brillante color amarillo y se dedican a la pesca de anchoitas, pejerreyes, y mariscos de todo tipo.
Su rutina de trabajo los obliga a dejar puerto entrada la madrugada y regresar cerca de media mañana.

Existen también embarcaciones de porte medio, que suelen realizar su travesía a más de 80 millas de la costa y son de color rojo y amarillo; a veces permanecen varios días en alta mar.
Nuestro país también posee una importante flota de buques factorías que transcurren meses en alta mar y cuando regresan a puerto traen el pescado faenado y congelado.

   
  Reserva de Lobos Marinos | Ubicación: Bv. Peralta Ramos y Gral. Alvear
   
 

Si seguimos el recorrido por la costa accederemos a la Reserva de Lobos Marinos que fue declarada Monumento Natural en el año 1994.

Si nos embarcamos en alguna de las múltiples lanchas de paseo que recorren el puerto, podremos observar en la punta donde termina la escollera sur un hermoso Cristo Redentor que parece saludar a todos los pescadores cuando salen de esta zona.

   
 

Más avanzado el viaje se llega hasta la cara interna de esta escollera, donde se encuentra la mayor colonia de lobos marinos de un pelo , que fueron antiguamente mucho más numerosos de lo que se puede observar hoy. En esta costa sólo podemos encontrar ejemplares machos, que nadan para aparearse hasta las costas uruguayas.

   

Hotelería
  Faro de Punta Mogotes
   
 

Esta zona contiene un faro de 35 metros de altura , que posee un encendido por célula fotoeléctrica.

Se puede ascender por medio de una escalera que tiene 160 escalones y puede ser visitado por medio de guías lugareños que nos contarán la historia de este faro que data de 1891, aunque su equipo fue totalmente renovado allá por 1975.

   
  Aquarium | Ubicación: Bv. Peralta Ramos y Gral. Alvear
   
 

En la zona del faro de Punta Mogotes se concentra también uno de los oceanarios más importantes de América Latina.

Lo que distingue a este lugar es el respeto por los habitats de cada una de las especies que allí se desarrollan, tratando de reproducir con gran fidelidad los ambientes propios de cada uno de ellos.

   
 

Estanques con peces preparados para quienes quieran acceder a la impresionante experiencia de bucear entre las más variadas especies, abierto a escuelas de buceo y también a particulares interesados en este momento único.
Para los más arriesgados, el oceanario presenta una actividad poco usual en este tipo de parques temáticos: la inmersión en una protegida jaula de acero en un estanque con tiburones.

Sin dudas uno de los parques más didácticos y divertidos, donde grandes y chicos podrán disfrutar de un día rodeados de plena naturaleza. Son famosos los shows de sky, los audiovisuales 3D y el importante patio de comidas donde reponer fuerzas.

   

 
 
 
 

 

 
Subir