ARGENTINA VIAJERA » LA RIOJA » Guía de Turismo de Villa Unión - Cañón de Talampaya

» LA RIOJA
 
 
» ATAJO TURÍSTICO
 
» CIRCUITOS
 
 

 
 
 
 
 
» HERRAMIENTAS TURÍSTICAS
 
 
 
 
 
» HERRAMIENTAS TURÍSTICAS
 
 
 
 
 
 
» TRANSPORTES
 
 
 
 
» NOSOTROS
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Villa Unión Volver al Circuito
 

Esta localidad es una muy buena opción para pasar la noche después de haber realizado el recorrido exhaustivo del Parque de Talampaya.

Desde las Puertas de Talampaya, debemos retomar el camino hasta la RP 26 que, después de transitar 70 kilómetros hacia el norte, nos acerca a la Villa Unión - centro vitivinícola de la provincia de La Rioja.

Sufrió los embates de numerosos movimientos sísmicos, de los cuales debemos reseñar el que se produjo en el año 1984 donde fueron destruidos muchos edificios, razón por la cual presenta hoy en día un estilo moderno, con construcciones adaptadas a la realidad sísmica del lugar.

Edificada en pleno Valle de Vinchina y en uno de los ambientes montañosos más destacados de la provincia. Esta zona se mantuvo siempre en contacto con los incas, porque era el paso obligado entre el Cuzco y Cuyo.

Atractivos Turísticos

RECORRIENDO EL CIRCUITO "VALLE DE BERMEJO"

Valle de Bermejo - La Rioja

En la ciudad funciona la Intendencia del Parque de Talampaya y se ha constituido, en los últimos años, en el centro de pernocte para los amantes de este parque triásico.

Su oferta hotelera es muy variada y accesible para todos los bolsillos.

 
 
CUESTA DE MIRANDA

Cuesta de Miranda - La Rioja

Las localidades de Villa Unión y Chilecito se encuentran ubicadas más o menos a la misma latitud, pero separadas por el Cordón de Famatina. Ambas ciudades están unidas por la Ruta Nacional 40, que en su trayecto presenta la famosa cuesta de Miranda.

Se trata de uno de los caminos más sinuosos de la Argentina, construido en la década del 1920 y si bien no posee pavimento, contiene con un muro de rocas del lugar los posibles derrumbes.

Cerca de 800 curvas nos van a llevar hasta una altura de 2000 metros, donde se encuentra un impresionante mirador denominado Bordo Atravesado.
Un extraño paisaje donde se conjugan los verdes de la rala vegetación del lugar, rojos intensos provocados por la arcilla y unos precipicios casi verticales que pueden llegar a producir pánico.

 
CAÑÓN DE TALAMPAYA


Talampaya

Este lugar tan particular de la provincia tiene su homónimo en Ischigualasto, provincia de San Juan. Fueron objeto, desde la década del ´70, de numerosos estudios científicos que intentaron explicar las formas expuestas, lo intrincado de sus cañadones, la inconmensurable aridez y la historia de un planeta que no termina de definir su idiosincrasia.

Un ingeniero llamado Correa Luna se dedicó a recorrer la zona y estimó necesario preservarla con la creación de un Parque Nacional; en una superficie que englobaba cerca de 250.000 hectáreas aunque finalmente se redujo a casi 40000 hectáreas.

Existe un centro de interpretación que cuenta, además, con confitería y sanitarios.
Aquellos que lleguen hasta el planchón de estacionamiento deberán dejar los vehículos, ya que existe un servicio especial de transportes y guías que nos acercarán a alguno de los 5 recorridos propuestos por el parque.

Declarado Patrimonio de la Humanidad en el año 2000, es reconocido por los aborígenes como un sitio sagrado, fue recorrido como un verdadero santuario por numerosos grupos que dejaron su impronta en los petroglifos que se localizan en distintos lugares del parque entre los que se destacan “Los Pizarrones”.

El término Talampaya es de origen quechua, significa “río seco del Tala” refiriéndose a un árbol típico de la zona y con una definición más que sugerente del paisaje general que se manifiesta en la región.

Si analizamos en su conjunto el relieve, debemos hablar de una gran cuenca que en un pasado geológico tuvo un clima más benigno, con numerosos cursos de agua y extensas zonas pantanosas.
La región sufrió la influencia del surgimiento de los Andes recibiendo toneladas de sedimentos volcánicos provenientes de la cordillera en plena eclosión, razón por la cual comenzó a cambiar climáticamente hasta quedar transformados sus cursos fluviales en hilos de agua que terminaron por desaparecer y se transformaron en cañadones (cursos fluviales secos).

La erosión eólica hizo un trabajo ímprobo en la zona, generando formas caprichosas en las que predominan los colores rojos intensos dada la existencia de importantes acumulaciones de óxido de hierro.
La erosión ha provocado paredones verticales de más de 100 metros de altura, que conforman un esbelto acantilado con caprichosas formas. El clima árido se manifiesta con un monte achaparrado donde existen bosques de algarrobo, mezclados con jarillas y retamas que le dan una coloración amarillenta tan particular.

Se han realizado en la zona importantes relevamientos paleontológicos, que han permitido identificar fósiles de reptiles y anfibios que poblaban este territorio durante el Triásico.

» CIRCUITO LOS PIZARRONES
Uno de los más realizados es el de “Los Pizarrones” que implica un recorrido de casi 4 horas de duración y en el cual se sigue el cauce seco del río Talampaya, enmarcado por sierras que tienen 200 metros de altura.

Los Pizarrones - Talampaya

Las paredes de la quebrada han sido un pizarrón natural donde los nativos expresaron su forma de vida, sus temores y sus creencias.

Las formas más comunes son las figuras humanas con enormes máscaras, los rastros de avestruz y otras formas de animales que rodeaban a estos primitivos hombres.

Tacitas en Talampaya - La Rioja

Justo delante de los petroglifos se localizan “los morteros” también conocidos como “tacitas”, que representan verdaderos cubículos donde los nativos preparaban los colores para las representaciones en estas paredes naturales.

En esta zona aparece un primer conjunto de 19 tacitas, aunque si recorremos a conciencia la región nos encontraremos con otro grupo de morteros que no son más que rocas horadadas, junto a las cuales también se han podido determinar la presencia de restos de alfarería.

» CIRCUITO EL CAÑÓN
El 2° circuito es el denominado “El Cañón", diagramado para un trayecto de 2 horas aproximadamente que nos lleva a recorrer parte del cañón de Talampaya, donde descubriremos las formas del lugar.

Aquí, las areniscas rojas han sido esculpidas por la acción eólica hasta tomar formas insólitas, entre las que se destaca el Monje, el Centinela, la Catedral o la Torre de Ajedrez.
En el fondo del cañadón se observa como un marco inigualable el Nevado de Famatina, que es el que provee a la zona el agua de deshielo que llega hasta el lugar.

Talampaya

» LOS CAJONES
Los Cajones
representan otro de los escenarios majestuosos de este recorrido. Se trata de la zona de nacimiento del río Talampaya, ubicado a más de 1600 metros de altura.

Este trayecto dura alrededor de 6 horas y los visitantes se pueden internar en el cañadón mismo, que en algunos tramos se angosta permitiendo una acústica extraordinaria.
Algunos hilos de agua llegan hasta esta zona, permitiendo una vegetación un poco más intensa que en el resto de la región.
Pequeños cóndores sobrevuelan la zona de Los Cajones, permitiendo al visitante obtener unas fotografías espectaculares.

» CIRCUITO LA CIUDAD PERDIDA
Uno de los platos fuertes de la zona está representado por la Ciudad Perdida.

Esta región dentro del parque es un gran cráter que contiene en su interior una suerte de damero laberíntico donde la erosión eólica y fluvial han provisto a las rocas de las más insólitas formas.

Casi fantasmagórica, como una ciudad en ruinas, se puede recorrer por los numerosos senderos naturales que representan los arroyos secos que discurren entre las formas más enigmáticas.

Talampaya

En las inmediaciones del lugar existe un mirador natural representado por una roca de origen basáltico, que resalta por su renegrido color. Este Mogote Negro puede ser ascendido sin dificultad y desde allí les aseguramos tener las mejores panorámicas de esta ciudad tan particular.

Muy cerca de la formación se encuentra “el Hotel”, que no es otra cosa que un añoso algarrobo; única posibilidad de acceder a un poco de sombra en muchos kilómetros a la redonda.
Este circuito tiene una duración aproximada de 10 horas, razón por la cual hay que organizarlo desde muy temprano.

 
 
PARQUE PROVINCIAL EL CHIFLÓN


Se trata de un área natural protegida, de gran valor paisajístico y ecológico. Conoceremos un afloramiento sedimentario del período Triásico, en el que los agentes erosivos han esculpidos distintas geoformas que se levantan en el paisaje.

Parque Provincial El Chiflón

El sonido permanente del viento hace que, junto con los sonidos propios de la naturaleza del lugar, le impriman el nombre con el que ha sido bautizada la zona: "El Chiflón".

Algunas de las formas más reconocidas de este parque son: la Tortuga, el Rosario, el Ojo de la Llave, los Morteros, etc.

 
 
 

 
 
 
 
     
Todos los derechos reservados
® ARGENTINA VIAJERA » Turismo de Argentina - info@argentinaviajera.com.ar